La felicidad de comprar ropa para embarazadas

Es indudable que la ropa premamá se relaciona con un periodo de felicidad extrema, tanto para hombres como para mujeres, aunque por supuesto más para estas últimas, o al menos con una intensidad mayor. Por supuesto, el convertirse en padres es un momento feliz que se alarga durante muchos meses, y que tiene su punto culminante en el momento en que el bebé viene al mundo, y una pareja se convierte automáticamente en familia.

Antes de la llegada del nuevo integrante familiar, las futuras mamás experimentan una serie de cambios, tanto físicos como emocionales, aunque por supuesto los físicos son los más evidentes. Y es curioso porque, a pesar de que las mujeres andamos siempre preocupadas por la dieta y por algún que otro kilo de más que se coloca en lugares del cuerpo poco disimulados, cuando nuestro vientre empieza a hincharse por efecto del embarazo, el ir a comprar ropa especial para mujeres en estado de buena esperanza no nos genera ninguna clase de ansiedad, aunque sepamos que en poco tiempo nos vamos a ver con un aspecto más parecido a un globo hinchado que al de una fémina; de hecho, todas las embarazadas van a las tiendas premamá con una sonrisa en la cara, y llena de ilusiones y entusiasmo.

ropa para embarazadas

Por suerte, la moda premamá ha sufrido una gran evolución, y lo que antes eran vestidos anchos y sin forma, ahora se han convertido en toda una suerte de prendas de cualquier tipo: pantalones, tops, camisetas de licra, vestidos de gasa y hasta ropa de baño especial para embarazadas. Todo esto hace que una mujer gestante vaya de compras no sólo por necesidad, sino también por placer, para verse bien, atractiva y cómoda, y también para que las demás la vean así. Además, el embarazo hace que empiece una época frenética de gastar y gastar, pues no sólo se trata de adquirir ropa para la futura madre debido a la distensión de su cuerpo, sino también para después, durante la época de lactancia.

Y por supuesto, no hay que olvidar todo lo relacionado con el futuro nuevo integrante de la familia: su ropa, sus accesorios, y hasta la decoración de su habitación, que ya desde el vientre materno se convierte en un asunto de máxima importancia, y más si sabemos el sexo del  futuro bebé y queremos hacer distinciones con respecto a eso, ya sea por colores, formas o tejidos. Ahora se presentan una serie de decisiones que las mujeres tomamos con mejor o peor humor, pero que a todas hace una  ilusión tremenda.

Así que a todas las embarazadas, mucha felicidad, y tomad con paciencia y tranquilidad todo este periodo de compras que os llegan, pues seguro que así lo disfrutaréis al máximo.